Qué es el cash-flow

Qué es el cash-flow: Todo lo que necesitas saber

El efectivo disponible determina el estado financiero de una empresa. Cuanto más efectivo disponible y menor la tasa de consumo de efectivo haya, más espacio tiene una empresa para maniobrar y, normalmente, mayor es su valoración. El cash-flow se refiere al dinero que entra y sale de tu negocio. La ganancia, sin embargo, es el dinero que tienes después de deducir los gastos del negocio de los ingresos generales.

En el siguiente artículo te explicaremos qué es el cash-flow. Así como los detalles que debes tener en cuenta sobre el mismo.

Prueba gratuita app The Gestor

¿De qué se trata el cash-flow?

Para entender un poco mejor el cash-flow, basta con definirlo como el flujo de tesorería o caja. No obstante, esto mucho más que tratarse de un concepto como tal, responde a una traducción. Este indicador es mucho más importante de lo que puedes pensar cuando se habla a nivel empresarial.

Que, como empresario o encargado de una compañía, tengas la capacidad de poder analizar un balance, conocer las pérdidas y ganancias de tu negocio, es algo de vital importancia en la actualidad. Sin embargo, esto no lo es todo, debes también poder cotejar con la realidad.

Esta realidad de la que hablamos no es otra que la tesorería o la liquidez. Es aquí donde toma importancia lo que se conoce como cash-flow.

Este término se usa con bastante frecuencia en la actualidad a pesar de que ha cedido ante otros avances. En cualquier caso, lo más necesario es comprender los motivos por los cuales se usa, sus ventajas y limitaciones y cómo se puede aplicar correctamente.

Artículo recomendado: Soy autónomo: ¿Necesito un Plan Financiero?

¿Tiene sentido conocer el cash-flow?

El pensar mucho más allá de las ventajas del cash-flow puede ser de gran utilidad. Este es un paso clave para poder conocer cómo están funcionando las finanzas de tu empresa, su evolución y la marcha de todo lo relacionado a ello.

Con el uso de cash-flow es mucho más simple poder responder a algunas dudas que, con frecuencia puedes hacerte como: ¿Genero suficiente cash para cumplir con mis proveedores? ¿Cómo puede impactar una inversión en el flujo previsto de la caja?

Cuando le des vueltas a estas preguntas, buscando como principal objetivo organizar las necesidades que tienes a nivel empresarial con tus posibilidades, podrás descubrir distintos tipos de cash-flow según su origen. Los tipos de cash-flow más comunes son:

  • Operativo
  • De inversión
  • Financiero

Además, tienes que definir el cash-flow de acuerdo con el destino del mismo: reinversiones, accionista, amortización de deudas, entre otros.

Artículo recomendado: Análisis DAFO: Qué es y cómo se utiliza.

Ventajas de usar cash-flow

Como hemos podido ver antes, el cash-flow es un indicador que te permite añadir al beneficio neto en un período determinado las provisiones y las amortizaciones. ¿Qué objetivo tiene hacerlo? Si comprendes esta pregunta, puedes empezar a reconocer tus problemas financieros y mejorarlos.

Las amortizaciones corresponden a un costo que no implica la salida de dinero. A nivel de contabilidad, representan una reducción del resultado del ejercicio, pero no implica un desembolso. En otras palabras, tu efectivo sigue estando ahí. En el caso de las provisiones, es igual.

Como puedes empezar a deducir, por medio del cash-flow puedes definir la disponibilidad financiera, el efectivo que tienes en la empresa y el que puedes generar en un plazo de tiempo determinado.

Artículo recomendado: Kit Digital: Ayudas a la digitalización de las PYMES.

¿Qué limitaciones de cálculo tiene?

La fórmula más común para poder obtener el cash-flow, es la conocida como cash-flow contable. Es bastante interesante, más aún cuando se usa a modo comparativo. Sin embargo, tiene una limitación de gran importancia y está asociada a la regla de devengo.

La complejidad del asunto es que se computa como tesorería a las ganancias contables y esto no funciona así realmente. Que factures una venta y contabilices su beneficio se encuentra bastante alejado de considerar que la hayas cobrado de forma efectiva.

Si todo marcha correctamente es posible que se trate de un tipo de venta aplazada. Por ende, una fracción de las ventas y las ganancias estarán pendientes por cobrar en el segundo.

En el supuesto de que las cosas no vayan bien, no podrás cobrar las ventas aplazadas, pero ya las habrás tomado en consideración en la contabilidad como un euro más.

En ningún caso, se trata de dejar de lado el cash-flow. Lo más importante es comprender cuáles son sus limitantes y recurrir a diversos métodos para calcularlo teniendo presentes sus limitaciones.

¿Cómo mejorar el cash-flow de mi empresa?

Hay varias formas en que una empresa puede mejorar su cash-flow. Una opción es ajustar al alza los precios de los bienes que tienen una gran demanda o para los que no hay productos de la competencia, ya que esto aumenta las ganancias y el flujo de efectivo generado por cada venta.

Otra opción es concentrar las compras con un número menor de proveedores, si hacerlo califica a la empresa para descuentos por compras por volumen. Además, considera rediseñar productos para usar partes comunes, de modo que la empresa pueda reducir su inversión en diferentes tipos de inventario.

Otra posibilidad más es subcontratar la producción, de modo que la empresa ya no tenga que invertir en materias primas o inventario de trabajo en proceso. Además, solicita a los proveedores condiciones de pago más largas.

Finalmente, considera endurecer la política de crédito de la empresa, de modo que los clientes deban pagar en un período de tiempo más corto, y se restringe el monto del crédito otorgado para clientes en situaciones financieras más difíciles. Estas acciones tendrán un efecto positivo en los flujos de caja generados por tu negocio.

Artículo recomendado: ¿Qué son las PYMES? Guía completa.

Conclusión

El cash-flow corresponde a la cantidad de dinero en efectivo que recibe tu empresa y que desembolsas en un lapso de tiempo determinado. Es importante tener un flujo de efectivo positivo para que tu negocio se mantenga a flote. De igual modo, necesitas un buen flujo para generar mayor valor frente a posibles inversores.

Contacto The Gestor

ARTÍCULOS RELACIONADOS